LO QUE DESCONOCÍAS ACERCA DE LOS DOLORES DE CABEZA




Sabemos que los dolores de cabeza son como una piedra en nuestro zapato y siempre estamos pendientes de cómo podríamos aliviarlos en vez de lo que pudo haberlos causado.

Te presentamos varios factores que podrían ser la razón principal de esa inexplicable migraña:

Lo que comemos: aunque el sueño constante de nuestras abuelitas es que aprendamos a “comer de todo”, es mejor evitar ciertos alimentos procesados como quesos madurados, chocolates, alcohol y embutidos, porque su alto contenido químico estimula los vasos sanguíneos del cerebro y corremos el riesgo de sufrir una fuerte migraña.


El tiempo: los cambios climáticos también podrían desencadenar fuertes dolores de cabeza en algunas personas, por las variaciones de temperatura en el ambiente.

Sobre-dormir: el dormir en exceso también puede ser un “detonador” del molesto dolor de cabeza, si eres de las que interrumpe constantemente sus patrones de sueño. Si no estableces un horario regular a la hora de dormir, le quitas al cuerpo el tiempo de descanso que necesita para su buen funcionamiento, así que mejor dile adiós a los trasnochos.

El estrés: una cefalea tensional puede aparecer como por arte magia si tenemos una preocupación constante en nuestra mente, especialmente si tiene que ver con trabajo o algo que nos angustia demasiado. Suena cliché, pero debemos tratar de liberar esta tensión. Siempre es mejor prevenir que lamentar.

La postura: todas sufrimos de mala postura y sus efectos también crean problemas en nuestro cerebro. Debemos asegurarnos de mantener nuestra espalda, cabeza y hombros en una posición recta al caminar o al sentarnos. Vamos, sin quejarte.

El ciclo menstrual: nuestros niveles hormonales varían cuando aparece nuestra “visitante” mensual, lo que nos puede causar fuertes migrañas premenstruales. También la culpa la puede tener la pastilla anticonceptiva que estamos usando, así que una visita al ginecólogo para aclarar dudas nunca está de más.

Medicinas: casi todos los medicamentos que consumimos indican el dolor de cabeza como un posible efecto secundario. Irónicamente, esto también incluye muchos de los analgésicos que tomamos para aliviar este malestar, por lo que es mejor buscar otras formas de tratamiento que ayuden a calmar la molestia.

erikatipoweb.com