SUPUESTA EX EMPLEADA DE LA NASA ASEGURA QUE LAS VIKING CAPTARON PERSONAS EN MARTE



Durante gran parte del siglo XIX y bien entrados en el siglo XX existió la creencia, tanto popular como científica, de que Marte podría tener vida. Los grandes autores de ciencia ficción, encabezados por Edgar Rice Burroughs y su saga de John Carter en Barsoon, basaron muchas de sus obras en la visión de un planeta rojo habitable y habitado.

En una época sin datos exactos a los que atenerse y sin tener un panorama general in situ desde la superficie del propio planeta, una buena parte de la comunidad científica albergaba la esperanza de encontrar al menos rastros de vida primitiva, tal y como se demuestra en el siguiente video extraído del NODO a mediados del siglo pasado.

Los programas Viking y Marineer supusieron un verdadero mazazo a esas esperanzas.

En la década de los años ’70, y en competencia directa con el programa Mars/Marsnik de la Unión Soviética, la NASA inició una serie de ambiciosas misiones que llegaron a posarse en la superficie del planeta vecino consiguiendo enviar gran cantidad de datos e imágenes… La visión fue desoladora: un vasto desierto rojo con unas condiciones realmente duras para cualquier tipo de vida.

Ahora, casi cinco décadas después de las misiones Viking, una persona que dice ser una ex empleada de la NASA en aquellos días afirma haber visto gente en la superficie marciana en 1979. Esta delirante afirmación se produjo durante el célebre programa de radio estadounidense “Coast to coast AM” durante una entrevista realizada al ex piloto de la CIA, John Lear.

Esta persona, una mujer que llamó al programa y se identificó solamente como “Jackie”, afirma ser una trabajadora del departamento de mantenimiento del explorador Viking y que en 1979, mientras observaba las imágenes que transmitía la nave, reconoció la silueta de dos hombres, vistiendo trajes de protección no espaciales, y que se acercaban a la sonda caminando por la superficie.

Como pueden imaginar, los foros pseudocientíficos y conspiranoicos se han llenado de comentarios y post haciéndose eco de las afirmaciones de esta mujer.

A todo este desbarajuste se une el hecho de que John Lear, el ex piloto de la CIA entrevistado, es un conocido ufólogo que afirma que la NASA ya había aterrizado en la Luna en 1962 y que la Agencia espacial habría llegado a Marte en 1966. No solo eso, Lear también declara que el aire de Marte es respirable lo que habría permitido mantener un programa humano con base en el planeta rojo.

Los despropósitos de esta pareja de conspiranoicos han calado rápidamente en los sectores más delirantes de la ufología que acusan a la NASA de ocultar información sobre las misiones a Marte y a la Luna de la agencia estadounidense en el siglo pasado.

Y lo curioso es que entre estas hipótesis se defienden con el mismo ahínco tanto una versión como su contraria. Algunos afirman que las Viking nunca llegaron a Marte y que todo fue rodado en un plató de televisión y otros, con la misma pasión, defienden que no solo se llegó a Marte sino que tenemos bases humanas allí desde los años ’60. Otros, aún más atrevidos, declaran sin rubor que esas supuestas figuras son en realidad extraterrestres cuya existencia es conocida por gobiernos de todo el mundo… cualquier locura es válida y cuenta con su propia legión de seguidores.

Personalmente me resulta desilusionante ver cómo una gran cantidad de gente dedica tiempo y esfuerzo a conspiraciones pseudocientíficas cuando estamos viviendo tiempos tan fascinantes para la exploración espacial real. Hace apenas unos días el ser humano contempló la llegada y aterrizaje de una sonda a un cometa por primera vez en la Historia… ¿De verdad es más interesante todos esos desvaríos conspiranoicos que la verdadera ciencia? ¿Qué hace que un puñado de chalados, arropados por un periodismo ufológico en decadencia sigan taladrando con las mismas tonterías mientras ahí fuera hay ciencia y astronomía verdadera mucho más ilusionante?

Confieso también que en ocasiones entro de incógnito en algunos de estos foros pseudocientíficos y siempre me quedo boquiabierto con la persistencia de estas recurrentes y delirantes teorías conspiranoicas a pesar de la facilidad con la que se desmontan todas ellas.

Marte es un lugar fascinante que estamos empezando a descubrir gracias al esfuerzo y trabajo de astrofísicos, ingenieros e investigadores utilizando impresionantes tecnologías que hace tan solo unos años ni siquiera hubiéramos soñado desarrollar.

Hace tan solo un par de días, la NASA anunciaba su intención de preparar una misión tripulada a Marte para la década de 2030. Es ahí donde radica el verdadero interés y asombro, en la ciencia verdadera y en el esfuerzo de investigadores reales. Por primera vez en la vida de muchos de nosotros se abre la puerta para asistir a un acontecimiento único, sorprendente, ilusionante y real… en serio, ¿quién quiere sucedáneos, ufólogos, cuentos y paparruchas?


ve.noticias.yahoo.com