BBC MUNDO: ¿POR QUÉ NOS REÍMOS CUANDO NOS HACEN COSQUILLAS?



Las cosquillas involucran las mismas fibras nerviosas que transmiten las señales del dolor.

Las partes del cuerpo más cosquillosas son puntos vulnerables, como el cuello, el abdomen o las axilas.

Las risas de alegría, de diversión y de cosquillas activan áreas del cerebro que controlan las reacciones faciales y vocales, pero sólo las cosquillas activan el hipotálamo, la región vinculada al dolor.

Es posible que el cosquilleo sea interpretado por el organismo como una amenaza y que la risa sea una señal social de sumisión para evitar salir lastimado o para desactivar una situación alarmante.

BBC MUNDO