ALICIA MACHADO HABLA SOBRE EL CÁNCER DE MAMA QUE PADECIÓ



La vida de Alicia Machado no ha sido siempre color de rosa, y aunque a sus 38 años de edad ha vivido muchos logros importantes, la venezolana reconoce que busca alejarse de los estereotipos con los que aún carga tras haber obtenido el título de Miss Univero en 1996 y que quiere probar que es una verdadera actriz. Eso se lo comentó a la revista TV Notas, la cual publica una emotiva entrevista en la que Machado se sincera como nunca antes al hablar del cáncer de mama que padeció, y en la que reconoce que aún tiene la ilusión de formar un hogar al lado de un hombre que la respete, la quiera, y que ame a su hija de siete años; que desea casarse en una iglesia y que por ningún motivo quisiera divorciarse.

Sobre la noticia de su padecimiento de cáncer de mama, enfermedad por la que tuvo que someterse a una doble mastectomía para extraer el tumor de ambos senos, en julio del 2013, confesó que fue un golpe muy fuerte que la viso reflexionar en muchos aspectos.

“Estuvo rudo; desde hace más de dos años mi vida cambió mucho. Afortunadamente ya estoy bien, pero tengo que cuidarme por siempre; antes no lo hacía tanto porque no piensas que te puede pasar”, afirmó Alicia.

La actriz indicó que cuando fue diagnosticada estaba trabajando y que luego de recibir la dura noticia más bien tuvo que trabajar mucho más para hacerle frente a los gastos médicos: “Trabajé más cuando me dieron el diagnóstico, con tantas cuentas médicas no podía darme el lujo de tirarme a la cama a llorar. Estaba haciendo La madame justo cuando me operaron y también hice Nuestra Belleza Latina, en Univisión”.

Consultada sobre cómo hizo para salir adelante y mantener su enfermedad en secreto, pues la noticia se conoció mucho después, indicó que quiso concentrare en ella y sus terapias, y en reflexionar por qué estaba viviendo esa prueba.

“Cuando me enfermé, me valía mad&% lo que dijeran de mí, yo a lo mío. Estaba contentaporque tenía trabajo; de verdad estaba tan concentrada en pagar mis facturas, que no hacía caso de tonterías, dejé de pensar en lo que hablara la gente, no me importaba, quería estar sana y entender por qué me pasó, estaba dedicada a mis terapias espirituales y emocionales; pensaba en mi familia y en mi hija”.

Machado también aprovechó la entrevista para describirse: “Soy una mujer camaleónica, muy inquieta; como una gitana porque me aburro con facilidad de lo mismo, y me gusta lo que no es tan fácil de tener. Soy perfeccionista, pero si las cosas no salen como yo quiero, me pongo neurasténica, aunque ya aprendí a controlarlo; no siempre ando así, sólo a veces. Lo que sí te puedo asegurar, es que me han pasado varias cosas que me han obligado a volverme más analítica en estos últimos tres años”.

MSN