La misteriosa enfermedad que ha matado ya a 17 personas en Estados Unidos



Una enfermedad rara y peligrosa llamada Elizabethkingia ha tenido un brote de magnitudes históricas en Estados Unidos. Ya ha infectado a 54 personas y provocado la muerte a 17 de ellas en Wisconsin, según narraThe Washington Post, y se ha expandido a Michigan, donde se identificó que una persona murió por ese mal.

Pero las autoridades de salud no saben aún el origen específico de este brote. Y tampoco es claro el por qué de su particular virulencia.

De acuerdo a la radio pública de Wisconsin, el brote de Elizabethkingia –una bacteria que en ocasiones es resistente a antibióticos– es un caso raro y se ha dado en personas diversas, por lo que ha sido especialmente complicado comprenderlo.


La bacteria Elizabethkingia, que ha tenido un raro brote en Wisconsin y Michigan durante 2016. (Wikimedia Commons)

En primer lugar, se ha tratado en su mayoría de personas de 65 años o más y con otro padecimiento de salud importante y, por tanto, un sistema inmunológico debilitado.

Pero a diferencia de otros males infecciosos poco comunes, los afectados estaban en circunstancias distintas, algunos en asilos de ancianos y otros en hospitales, y otros no, y los casos están distribuidos en una amplia área geográfica, que abarca 12 condados en Wisconsin y uno en Michigan, y no concentrados en un punto como parecería lo natural en un brote.

En el caso nuevo de Michigan, además, se halló en una muestra de sangre de un paciente ya fallecido, que podría haber contraído la enfermedad durante una visita al vecino Wisconsin. Pero no hay certeza y, de acuerdo al Departamento de Salud de Wisconsin, pruebas hechas a productos médicos, fuentes de agua y otras áreas han dado resultados negativos, por lo que no se conoce aún el origen de la bacteria.

La Elizabethkingia infecta la sangre y puede ser letal para quien la padece, sobre todo porque se añade a los padecimientos que, de por sí, ya tienen las personas que resultan enfermas.

Pero los médicos han señalado que el público en general no debe preocuparse, pues la bacteria no representaría una amenaza a nivel general y resulta nociva solo en personas que ya están debilitadas inmunológicamente, aunque sí es un asunto que los doctores y proveedores de salud deben vigilar con atención.

Con todo, el hecho de que un mal raro, virulento para quien lo padece y de orígenes poco claros se esté expandiendo en el país ha suscitado inquietud. Y aunque no represente una amenaza directa a gran escala para la población –nada tiene que ver, por ejemplo, con brotes que recientemente han conmocionado a la opinión pública internacional, como el zika, el ébola-, sus incertidumbres son de gran calado y por ello autoridades federales y estatales realizan un monitoreo continuo.

Así, de acuerdo a Wired, expertos del Centro de Prevención y Control de Enfermedades (CDC) han recorrido Wisconsin y analizado el agua potable, visitado las casas y lugares de residencia de los pacientes infectados, recogiendo muestras de productos con los que podrían haber estado en contacto. Pero no hay aún nada cierto sobre el foco que desató las infecciones.

El misterio del brote de Elizabethkingia (llamada así por la doctora Elizabeth King que la identificó hace décadas) continúa con muchas más preguntas que respuestas.

Más en Twitter: @JesusDelToro
https://es-us.noticias.yahoo.com