Alicia Keys presentó en Londres sus ritmos latinos y tropicales



La cantante estadounidense Alicia Keys presentó esta jueves en Londres parte del repertorio que compondrá su sexto álbum de estudio y que estará dominado por ritmos latinos y tropicales y letras inspiradas en Nueva York.


En un evento íntimo y exclusivo en Village Underground, una sala de conciertos ubicada en Shoreditch -el barrio de moda y el más alternativo de la capital del Reino Unido-, la intérprete cantó su nuevo sencillo "In Common" junto con nuevos temas como "28.000 days" y "Turn it up".


Durante una hora, los 720 privilegiados que lograron hacerse con una entrada disfrutaron de una Keys reivindicativa y guerrera, que apareció en escena con turbante, el pelo recogido y una camiseta ancha con la inscripción "Climate revolution" ("Revolución climática").


La neoyorkina de 35 años, que pronunció un breve rezo antes de abrir el espectáculo, ofreció una dosis de los temas que formarán el disco que tomará el relevo a su anterior trabajo "Girl on Fire" (2012), que verá la luz a lo largo del próximo verano y cuyo título todavía se desconoce.


Los asistentes vibraron cuando la artista entonó las primeras notas de "In Common", la primera canción que extrae de su siguiente compilación y en la que más se evidencian los ritmos latinos y tropicales por medio de una marcada batería.


Keys creó una ambiente vibrante que repetirá el próximo 28 de mayo en Milán, cuando interprete este tema y se convierta así en la primera artista que cante en una ceremonia inaugural de la final de la Liga de Campeones.


La ganadora de quince premios Grammy mostró sus preocupaciones existencialistas tras dar a conocer por primera vez ante sus seguidores el tema "28.000 days".


La también actriz confesó que para escribir la letra se inspiró en la historia de un chico que, como si estuviera en el futuro, se escribió una carta a su yo del pasado y se recordó que hasta entonces había vivido la cantidad de días que enumera su canción.


"Me pareció un proyecto muy serio porque nunca he pensado acerca de mi vida en días, sino en años vividos. Y haber vivido 28.000 días suena muy intenso", explicó.


Tras demostrar su habilidad frente al piano y su incuestionable control vocal, la sala de Londres se convirtió en Brookly gracias a "Turn it up", una composición en la que Keys se cuestiona el materialismo de la vida y sentencia que estaría dispuesta a deshacerse de objetos como sus anillos de oro y su reloj.


EFE