La entrañable relación de una niña y su perro a los que les une haber nacido sordos


Julia, de 10 años, y Walter, de solo unos meses, se han convertido en inseparables. Ella, a través del lenguaje de signos, le está enseñando palabras y él parece comprenderlas.


La relación entre los niños y los animales de compañía habitualmente es buena y muy cercana. En el caso de Julia y Walter esa relación es especial, la niña y su perro nacieron sordos.


Julia tiene 10 años y vive en Pasadena, California (Estados Unidos). Walter es un cachorro mezcla de Terrier y Chihuahua, tiene solo unos meses y fue acogido por la Sociedad Protectora de Animales de Pasadena después de que alguien lo llevase allí tras encontrarlo abandonado junto a sus hermanos. La madre de Julia lo vio en la página de Facebook de esta organización y preguntó por él.


Al conocerlo lo tuvo claro. Chrissy dice que: “cuando por primera vez sostuve a Julia, como no podía oír mi voz, olió mi cuello, y la primera vez que sostuve a Walter hizo casi exactamente lo mismo”, cuenta en un vídeo publicado en la página web de la citada Sociedad. Semanas después, tras los trámites oportunos,logró su adopción.

Desde enero de este año Walter es uno más de la familia y los dos se han convertido en inseparables. En cuanto Julia termina sus deberes escolares se pone a jugar con él. No solo se divierten sino que además ella le está enseñando, a través del lenguaje de signos, palabras que Walter está comprendiendo. Ella hace las señas de 'agua', 'comida' o 'sentarse', y él parece entenderla.

Una de las responsables de la Sociedad Protectora, Jamie Holeman, recalca el valor de esta relación. “La historia de Julia y Walter es una prueba de que hay alguien ahí fuera para todo el mundo. Walter no fue elegido por muchas personas porque no puede oír, pero esto fue precisamente lo que le atrajo a Julia", señalaba al diario ‘Today’.

En el mismo vídeo también se ve cómo Julia dice: “quiero a Walter, es mi mejor amigo". Su madre insiste en este sentimiento al indicar que el perro le ha enseñado a su hija mucho más de lo que hubiera imaginado. Cree, de hecho, que estaban predestinados a encontrarse el uno con el otro.

La grabación cuenta con más de 509.000 reproducciones y con una gran cantidad de comentarios de admiración. En ellos sedestaca la especial relación de Julia con su mascota Walter y resaltan que es todo un ejemplo de esfuerzo y capacidad para lograr lo que se quiere.

http://tuotrodiario.hola.com