El café más caro del mundo sale del excremento del elefante



Hasta ahora conocíamos al Kopi Luwak, uno de los cafés más caros del mundo, producido en Indonesia después de que la fruta ha sido comida, digerida y excretada por la civeta, un mamífero endémico de esa región asiática que parece un gato o un zorro.

Pero no habíamos oído hablar del Black Ivory Coffe, del cual una simple taza cuesta nada menos que entre 50 y 70 dólares en la cafetería de un hotel de lujo.

Este brebaje para por otro inusual proceso: en la lejana Tailandia, justo en la localidad de Ban Ta Klang, al sur del país, un grupo de personas se ocupa de hacer que miles de frutos maduros del café sean integrados a la alimentación de varios elefantes y que en su digestión se produzca un interesante marinaje junto a hierbas y otras plantas.

En Tailandia el elefante forma parte del paisaje histórico y contribuye desde siempre a la vida de los humanos.

Han sido ellos los encargados, por su fortaleza, de transportar grandes cantidades de madera talada, y hasta en otros tiempos sirvieron para la guerra. Hoy en día representan un medio indispensable para que los nativos se ganen la vida, dándole paseos a los turistas, participando en procesiones religiosas, y ahora convirtiéndose en el motor esencial de la producción de un caro y exquisito café.

Como no se trata de una tradición ancestral y mucho menos del alimento habitual de los elefantes, al canadiense Blake Dinkin se le ocurrió experimentar este método que él mismo ya había intentado con la civeta de Etiopía en 2002.

Como dieta diaria, el equipo de empleados que este emprendedor contrata suele preparar una mezcla que incluye plátanos, salvado de arroz y café Arábiga que Dinkin compra a tribus que viven en las montañas del norte de Tailandia, cerca de la frontera con Myanmar.

Seguidamente, cuando esta maquinara de alimentación-digestión-excreción está ya en movimiento, solo queda por esperar de 15 a 70 horas para que los paquidermos depositen sus enormes bostas de excrementos, de las cuales los empleados extraerán la semilla del café, obviamente sin su pulpa y con un sabor que las hace especial.

Son las enzimas del estómago del elefante las que reducen las proteínas que provocan amargura habitual del café, dando paso a que la semilla adquiera un sabor más suave.

“El aroma es floral y a chocolate –abunda Dinkin-, su sabor es a malta de chocolate con un poco de cereza, no hay amargura ninguna, es muy suave, como el té, así que es como un cruce entre el café y el té”.

“Al principio creí que dándoles de comer sólo granos a los elefantes conseguiría un buen café. Pero era imposible beberlo. Necesité nueve años para conseguir lo que realmente buscaba”, ha explicado este emprendedor.

La lentitud de este proceso de producción y el esmero que lleva por las personas implicadas ha hecho que el resultado se vuelva exclusivo. Para producir apenas un kilo de café se necesita que un animal ingiera 33 kilos de la aromática fruta. De ahí que Black Ivory Coffee se permita una producción anual que no sobrepasa los 150 kilos.

Solo así se produce este “oro negro”, el café más caro del mundo en la actualidad, una original delicatesen que Blake Dinkin ha logrado colocar en el mercado a precio de oro.

Con 27 elefantes a su servicio, este empresario espera producir unos 150 kilogramos de su exquisito café en la cosecha de 2017. Dinkin dice que ya ha sido invitado a expandir la producción en el sudeste de Asia y en África, pero insiste en que quiere desarrollar su negocio sin premuras.

Black Ivory Coffee puede comprarse en internet a 198 dólares por tres paquetes de 35 gramos (1,2 onzas), lo que equivale a unos 1.886 dólares por kilogramo.

También está presente en no pocos hoteles de lujo de los Emiratos Árabes y de la costa asiática a unos 70 dólares la taza.

Si usted vive cerca de Texas, sepa que en The Elephant Story puede adquirir por apenas 40 dólares un paquete que le dará 400ml de este suculento brebaje. Los responsables de la casa aseguran que los beneficios de la venta serán destinados a la protección de los paquidermos a lo largo de todo el planeta.




https://es-us.finanzas.yahoo.com