Ivanka Trump enfada a sus nuevos vecinos: quita estacionamientos y deja bolsas de basura en la calle




Una señal que prohíbe a los vecinos estacionar ante la mansión rentada por Ivanka Trump y Jared Kushner en Washington DC. Alex Brandon/AP


La hija del presidente Trump y su familia viven en una mansión en el barrio de Kalorama. La comisión vecinal ha discutido en junta los problemas que generan los Trump-Kushner y el Servicio Secreto tuvo que reunirse con los vecinos este viernes.

Ivanka Trump y su familia tienen enfadados a sus nuevos vecinos en Washington DC. Los habitantes del elegante vecindario donde se mudaron dicen que los familiares del presidente no son muy buenos compañeros de barrio, porque ocupan demasiado espacio para estacionarse en un calle de por sí atestada y dejan bolsas de basura en la acera durante días.

Otra gran fuente de quejas es la fuerte presencia de elementos de seguridad: para desplazarse al parque incluso utilizan tres camionetas.

Los vecinos de Ivanka Trump, de su esposo Jared Kushner y de sus tres hijos se han quejado de que las aceras han sido cerradas, el espacio público para estacionar se encuentra atestado y que la familia y su personal no se han aprendido los horarios del servicio de recolección de basura que pasa frente a su casa.

"Ha sido un circo desde que se mudaron", dijo a la agencia AP Marietta Robinson, quien vive al otro lado de la calle. Esa misma vecina dijo todavía más enfadada a The Washington Post: "¡A veces hay 10 carros allí fuera! Han tomado completamente toda la calle, como si tuvieran la autoridad".

La casa en el vecindario Kalorama, valorada en de 5.5 millones de dólares, fue comprada en diciembre por una empresa vinculada a un multimillonario chileno. La compañía se la renta a Trump y Kushner, quienes se mudaron justo después de que el padre de ella asumió la presidencia. Ambos trabajan en la Casa Blanca como asesores de Donald Trump.

Los vecinos del enclave, con mansiones de cuatro y cinco pisos y elegantes propiedades unifamiliares, ubicado a unas 2 millas al norte de la Casa Blanca, están acostumbrados a los vecinos famosos. El expresidente Barack Obama ha vivido aquí desde que dejó el cargo, y el Servicio Secreto suspendió el paso de automóviles alrededor de toda su cuadra. El director general de Amazon, Jeff Bezos, tiene una casa aquí, y el actual secretario de Estado, Rex Tillerson, también se mudó hace poco.

Sin embargo, ninguno de ellos ha generado la ira de la comunidad como los Trump-Kushner. En una junta reciente de la comisión vecinal, el conductor de Fox News Chris Wallace, que también vive allí, fue uno de los que se quejó de los problemas de estacionamiento.

"Tal vez tiene un poco que ver con la política. No podría asegurarlo, pero lo que sí sé es que a la gente parece no molestarle la situación de Tillerson. Es mucho menos intrusivo", dijo Ellen Goldstein, integrante de la comisión vecinal.

Una portavoz del Servicio Secreto, Nicole Mainor, dijo que representantes de la agencia se reunieron con vecinos y autoridades de la ciudad el viernes para escuchar sus inquietudes sobre el estacionamiento y otros temas. Por políticas internas, Mainor no quiso responder a preguntas específicas sobre el nivel de protección que recibe la familia del presidente.

http://www.univision.com