La foto sobre el atentado de Londres que nunca debería haberse hecho viral



Tras el atentado en Londres, las muestras de solidaridad hacia los británicos han sido unánimes en todo el planeta, pero también ha habido unos pocos que han intentado utilizarlo con fines populistas. Que ideas de la extrema derecha como culpar a los inmigrantes de los problemas internos estén calando en las sociedades es un hecho y el ataque sobre Westminster ha vuelto a demostrarlo.

Primero fue el hijo de Donald Trump el que atacó al alcalde de la capital británica por unas declaraciones que había hecho anteriormente en las que decía que “los ataques terroristas son parte de la vida de una gran ciudad”. Después llegaron una serie de tuits de un usuario (@SouthLoneStar) que se describe en su biografía como “orgulloso texano y patriota americano” que han tenido mucho impacto y que han causado una gran polémica.

En la foto se ve a una mujer musulmana mirando su teléfono mientras que en el suelo están atendiendo a una de las víctimas del atentado. El mensaje que acompaña la instantánea no puede ser más interesado: “La mujer musulmana no presta atención al ataque terrorista, pasea casualmente junto a un hombre que agoniza, mientras que revisa el teléfono”. El texto está acompañado de tres hashtag: #PrayForLondon (Reza por Londres), #Westminster y #BanIslam (Prohibir el Islam). Hasta el momento el tuit ya lleva más de 1.500 retuits y más de 1.700 me gusta y ha suscitado muchísimas reacciones xenófobas y de odio en la red social.

Y eso a pesar que ha habido varios usuarios que han puesto las cosas en su contexto y han mostrado imágenes de personas blancas haciendo exactamente lo mismo que la mujer musulmana, sin embargo, no ha tenido ni mucho menos el mismo impacto ni ha suscitado la misma atención.

Claramente la situación estaba bajo control por parte de los profesionales y no era necesaria la intervención de la mujer, pero este tipo de usuarios se aprovechan de este tipo de cosas; sacan una imagen de contexto y transmiten un mensaje de rechazo al diferente que sorprendentemente encuentra muchos destinatarios que asumen el odio y se convierten en altavoces multiplicando su difusión.

Así se olvida la otra cara de la moneda. Por ejemplo una abogada australiana musulmana, Mariam Veiszadeh, manifestó en su cuenta de Twitter que esa misma mañana no cogió el transporte público simplemente por miedo a ser juzgada por ser musulmana y que el hecho de ver esa foto la reafirmó en que había tomado la decisión correcta. Quién sabe si esa joven no miró el teléfono precisamente pare evitar sufrir muestras de rechazo.

Pero esa imagen no ha sido la única polémica de esta cuenta de Twitter encargada de difundir odio. Bajo el comentario de ‘la principal diferencia entre cristianos y musulmanes’ se vuelve a repetir la instantánea de la joven musulmana pasando de largo y a su lado se ve al diputado Tobias Ellwood intentando salvar la vida de un policía. La publicación distingue entre ‘ellos y nosotros’.


https://es-us.noticias.yahoo.com