Mildred Baena y su relación con Arnold Schwarzenegger: “Yo cambié los pañales de todos sus hijos”



A más de 6 años de su separación, esta semana Arnold Schwarzenegger volvió a tocar el doloroso tema de su infidelidad. “Si pudiera ser como el Terminador en vida real, claro que viajaría al pasado y diría ‘Arnold, no’”, contó el famoso fisicoculturista a la revista Men’s Journal, concluyendo que aún se arrepiente de haberle sido infiel a María Shriver. La famosa pareja aún no se ha divorciando parece que se llevan bien, pero hace varios años que no están juntos.


Fue en junio del 2011 que Mildred Baena, la ama de llaves de María y Arnold, contó en exclusiva a la ¡Hola! su lado de historia. La mujer guatemalteca, quien en aquel entonces tenía 50 años de edad, quiso aclarar todos los rumores que se habían difundido y eligió a ¡Hola! para contar la verdad.

“Trabaje con la familia durante veinte años. Mi madre trabajó con ellos un tiempo; luego mi hermana, que todavía lo hace. Ellos me hicieron sentir como si fuera una más de la familia. Eran muy cálidos. Les adoraba y ellos me hacían sentir querida”, contó en aquel entonces la madre de Joseph, el adolescente ahora se lleva de maravilla con su padre. “Le admiraba y sentía un gran respeto hacia él. Durante un tiempo, pensé que le amaba… sí, podría decir esto. Entonces, una cosa llevó a la otra, nos sentimos conectados”.


Lo más interesante que contó Mildred en aquella época fue que, aparte de su madre, nadie sabía nada: “Solo se lo dije a una persona: mi madre. Nunca hablé del asunto con nadie, ni siquiera con Arnold. Así que todo lo escrito sobre cómo él guardó el secreto y traicionó a su esposa durante todos estos años — y cómo él me mantuvo en la casa con su familia, sabiendo lo de Joseph — no es verdad”.

Al parecer, el protagonista de True Lies nunca supo nada, o por lo menos nunca lo expresó: “Jamás le dije a [Arnold] que Joseph era su hijo, nunca me lo preguntó y nunca hablamos de ello. Yo sabía que él era el padre, y quizá, cuando Joseph se hizo mayor y comenzó a parecerse a él, tuvo sus dudas, pero jamás me dijo nada. Yo fui la única que guardó el secreto. ¡El no! Y lo guardé porque sabía que todo lo que había ocurrido era un error”.


“Ellos me hacían sentir como parte de la familia”, confesó Mildred. “Yo cambié los pañales de todos sus hijos, como hice con los míos”. Todo cambió el día que María habló directamente con la guatemalteca: “María me preguntaba si yo necesitaba hablar, y yo me mantenía en mi “no”. Finalmente, ella me lo preguntó directamente”.

“Ahí me derrumbé. Lloré y le confesé toda la verdad”, aseguró la madre de Joseph. “Me arrodillé. Estaba tan arrepentida… Ella fue muy fuerte cuando se lo dije. Lloró conmigo. Me pidió que me levantase. Nos sostuvimos la una a la otra. Le dije a ella que no era la culpa de Arnold, que fue de los dos”. Avergonzada, Mildred aseguró que recogería sus cosas para marcharse, “pero ella me pidió que me quedase hasta después de las vacaciones. Entonces ella se fue de vacaciones”.


“¡Feliz cumpleaños, Joseph! Un atleta y estudiante excelente. ¡Te quiero y estoy muy orgulloso de ti!”, escribió Arnold en su cuenta de Instagram el año pasado. Aunque el ‘Terminador’ no parece tener mucho contacto con Mildred, con Joseph — al igual que con el resto de sus hijos — se reune recuentemente.


A María se le a visto muy sonriente al lado del analista político Matthew Dowd, con quien sostiene un noviazgo desde hace tres años. Curiosamente, Dowd trabajó para Arnold en el 2006 durante su campaña electoral, lo cual indica que María y él ya llevaban varios años de amistad.

“Fue mi mayor fracaso personal”, contó Arnold a Howard Stern hace un par de años. “Todos cometemos errores en un momento u otro y ese ha sido el más grande de mi vida. Pero tengo que levantarme de nuevo porque solo los perdedores se lamentan, los ganadores se levantan. Tengo que seguir adelante y decir: ¿Ahora cómo me curo y cómo junto a todo el mundo de nuevo?'. Ahora estoy encantado con mi vida".