Un piloto aborta el despegue de un avión para que unos abuelos puedan despedir a su nieto en estado crítico



Un piloto de avión retrasó la salida de un vuelo para que una pareja de ancianos pudiese despedir a su nieto a punto de fallecer.

Los pensionistas iban a viajar hacia Australia desde el aeropuerto de Manchester. Cuando el avión estaba haciendo las maniobras para el despegue, recibieron la noticia de que su nieto se encontraba en cuidados intensivos. 

La pareja alertó a la tripulación de cabina y, el piloto, haciendo gala de tener un gran corazón, tomó la valiente decisión de dar media vuelta. 

Lograron desembarcar y el servicial equipo de Etihad Airways se ocupó de ir a buscar su coche mientras ellos esperaban. 

Finalmente pudieron ir al hospital y pasar junto a su nieto sus últimos instantes, ya que murió trágicamente al día siguiente. 

La historia salió a la luz después de que una agente de viajes llamada Becky Stephenson publicara un mensaje en la página de Facebook Travel Gossip. 

Esto es lo que dijo: “Escuché lo que había pasado justamente esta semana porque estaba fuera participando en un programa de formación”.

“Envié un mensaje al director comercial de Etihad para elogiar al personal y en Travel Gossip nos hicimos eco de lo que había ocurrido [una página de Facebook]. Jamás hubiese imaginado que recibiría tantos “Me gusta” y comentarios”.

“Lo que les sucedió a mis clientes fue terrible, pero me alegra que Eithad fuese capaz de ayudarles como lo hicieron”.

“Iban de camino a Abu Dabi, por lo que probablemente no habrían podido llegar junto a su nieto si no hubieran logrado descender del avión a tiempo”.

“Me puse en contacto con ellos para transmitirles mi pésame y me dijeron que también iban a contactar a Eithad”.

Agregó lo siguiente: “Se encargaron de todos los detalles en los que uno debe pensar. Desafortunadamente, el nieto de mis clientes falleció al día siguiente, pero lo cierto es que si no les hubieran dejado descender del avión, tendrían que haber tomado un vuelo de regreso desde Abu Dabi, y seguramente no hubiesen llegado a tiempo para estar a su lado”.

Blog de Anthony Pearce